“La primera visita del niño al dentista” ¿Cuándo debe hacerse?

 “La primera visita del niño al dentista”

 

¿Cuándo debe hacerse?

Los dientes temporales o dientes “de leche” son muy importantes ya que permiten el correcto desarrollo de los niños y sus estructuras dentofaciales. Los niños tienen 20 dientes de leche que comienzan a salir sobre los 6 meses de edad y continúan saliendo hasta los 3 años aproximadamente. Los dientes de leche son vitales para una adecuada nutrición, un correcto desarrollo del lenguaje, la autoestima, y actúan de marcadores de posición para los dientes permanentes.

 

La salud oral y el correcto desarrollo de la boca, forman parte de la salud general en el niño. Desde el nacimiento hay que explorar la cavidad oral para detectar posibles anomalías. Si no existen alteraciones, un buen momento sería cuando comienzan a salirle los dientes (6 meses - 1 año). Es aconsejable que el dentista esté acostumbrado a atender niños, y sobre todo que tenga una visión integral del mismo.

Cuando comienzan a aparecer los dientes (dentición temporal) las visitas periódicas al pediatra y al dentista son recomendables, y durante el recambio de los dientes, fundamental. Estas visitas deben mantenerse a lo largo de la infancia y la adolescencia.

 

Recién nacido

La boca del adulto empieza su historia en la vida intrauterina.

Desde el momento de nacer, la lactancia materna representa el mejor medio para estimular y favorecer no sólo el desarrollo afectivo del bebé, sino también el buen desarrollo de la boca. Obliga a un esfuerzo neuromuscular tan importante que activa el crecimiento de todo el sistema. Y una masticación eficaz, deglución y respiración normales.

 

De 3 a 6 años

Esta etapa comúnmente olvidada es vital para detectar anomalías incipientes. Trabajando sobre ellas haremos una terapia precoz de problemas posteriores.

Es indispensable vigilar en esta etapa la función masticatoria del niño, es decir, cómo come. De ello depende el crecimiento de los maxilares, que a los 7 años deben estar preparados para acoger la dentición definitiva.

Esta etapa es la etapa decisiva para evitar futuras maloclusiones, para ello contamos con la  RNO, Rehabilitación Neuro – Oclusal.

La RNO, es la medicina preventiva de los problemas odontológicos, su objetivo es conducir a la boca, desde la erupción de los primeros dientes, a una situación de equilibrio, mediante la estimulación de las propias fuerzas naturales.

 

"Al preguntarnos primero por qué aparecen los dientes mal colocados o en maloclusión, contestamos que ello es debido a la falta de espacio. En segundo lugar, la falta de espacio se ocasiona por la falta de función. Y en tercer lugar, la falta de función es consecuencia de una falta de excitación o estímulo neural, con lo cual ya hemos llegado a nuestra RNO"

Pedro Planas

 

Los tratamientos de RNO, cuando son necesarios, se aplican intensamente desde el nacimiento hasta la adolescencia y se controlan hasta la senectud. Utilizan métodos sencillos y no agresivos como los tallados selectivos, las pistas de rodaje o prótesis de elaboración propia.

Sus aparatos, como todo el arsenal terapéutico de la RNO, tienen un hecho en común: dejan libre la mandíbula, permitiendo los movimientos de lateralidad. Esta libertad de movimientos permite que sean favorables y rápidamente aceptados por los pacientes.

La experiencia clínica en RNO ha demostrado que, cuando a una boca se le mantiene en equilibrio o se la recupera en un momento determinado con técnicas adecuadas, se mantendrá con una fisiología correcta.

 

De 6/7 a 11 años

Este es el momento del recambio dentario. Se pierden los dientes de leche y van apareciendo los definitivos. Hay que vigilar especialmente la higiene y las posibles lesiones de caries.

Si no se ha realizado antes, una inspección morfológica y funcional a esta edad permite un tratamiento precoz de las patologías clásicas de la boca adolescente.

 

Puntos básicos a tener en cuenta

1 - Realiza una higiene oral correcta, desde el nacimiento de tu bebé.

2 - Pregunta a tu dentista cómo debes hacerlo de acuerdo a la edad del niño.

3 - Evita la transmisión de bacterias.

4 - Evita la alimentación nocturna después de la erupción de su primer diente de leche.

5 - Evita los alimentos con azúcares (galletas, pan dulce, bollería, zumos industriales, chocolates, helados, etc.), especialmente los primeros dos años de vida.

6 - Visita a tu dentista durante el primer año de vida para que te asesore sobre el riesgo de caries de tu hijo y aplique las medidas preventivas adecuadas.

7 - Consulta sobre los beneficios de la aplicación tópica de flúor en el esmalte de los dientes de leche y sobre los sellantes de fosas y fisuras, de acuerdo al riesgo de caries de tu hijo.

 

 

 

La odontología está cambiando y cada vez somos más los dentistas que creemos

 

firmemente que más vale prevenir que curar, y para lograr este objetivo debemos

 

empezar muy temprano.